Una Tribu Nómade – Por Javier Swayne

10505232_791631847547829_958824570812899657_o

Javier Swayne en Cabo Blanco, Perú – Foto de Archivo Personal

Son una tribu diferente, científicos por afición. Reconocen las condiciones del mar en minutos, las corrientes, las mareas e incluso los vientos. Las olas las conocen de memoria, no necesitan de ninguna enciclopedia para saber cuál es y dónde queda. Están en contacto directo con la naturaleza, pasan muchas horas contemplándola, apreciándola e incluso defendiéndola.


Hablo de los surfers, de esa raza de humanos diferentes, por su sangre corre agua salada, aquellos que realmente respetan y admiran a la madre mar, disfrutan de ella, del sol, de la arena y de sus olas. A la vez, la quieren y protegen como a su propia madre.

Su corazón se exalta cada vez que saben que se aproxima una crecida, y por supuesto son eruditos para reconocerlas. Saben del clima, del viento, de las temporadas como un buen agricultor conoce del tiempo de siembra. No, no tuvieron que estudiarlo, lo aprendieron en la cancha. En ese estadio natural al que asisten casi a diario, no por obligación sino por vocación.

No puede haber mejor científico que aquel que observa su estudio permanentemente y ellos contemplan el mar por horas casi hipnotizados esperando las condiciones para el mejor momento del día. Por eso si visión es aguda. No hay mejor oceanógrafo que un surfer.

Ven la vida como el vaivén del mar, a veces calmo, a veces intenso. Difícil que los entiendan ya que su forma de organizarse no es por mes o por semana, es por crecida. Si establecen reuniones será primero observando las predicciones.

El surfing no es solo pararse en una tabla o (echado en unos casos) sobre una ola, es un intercambio continuo de energía. Es la energía del oceano canalizada en un ola, dejándose apreciar y ella los revitaliza, los limpia y llena de energía. Parece ser medio adictivo. Saben que si van desanimados ella los va recibir con los brazos abiertos y saldrán con nuevas energías. Si van con mala vibra lo más seguro es que les devuelva lo mismo. Pero si van con respeto y alegría les dará momentos mágicos.

Es una tribu nómada en busca de exaltar sus sentidos, de las olas perfectas, pero conscientes de que hay que respetarla porque es ella la que le da vida. No importa de dónde sean y ni adónde vayan porque en el agua todos son iguales, son una sola tribu.

Escrito por: Javier Swayne
Foto: Archivo Personal de Javier Swayne

Anuncios